Contratar al empleado ideal para tu equipo

¡Trabajo todo el día, siete días la semana y aún me faltan horas!

¡Nunca encuentro el empleado ideal que realmente sea bueno en el trabajo!

¡La rotación de trabajadores en mi empresa es inevitable!

Estas son 3 de las afirmaciones que durante años he oído de cientos de empresarios. Tanto de nuevos empresarios que inician sus propios negocios como hijos que heredan empresas familiares.

Consolidar tu empresa requiere contratar personas que te ayuden.

El denominador común para que una empresa crezca y tenga el éxito esperado es contar con un buen equipo para lograr los objetivos.

Este, es para mí, el punto clave más importante de tu negocio si quieres crecer

Tu equipo capitaneado por ti será el que te hará facturar más o el que hundirá tu empresa. Y…

 ¿Quién es el responsable? Tu.

No es lo mismo si eres autónomo y trabajas sólo que si ya tienes 3, 5 o 10 empleados.

Caso real:

La semana pasada, hablaba con un emprendedor que hace dos años iniciaba su negocio para dar clases de baile.

Hace aproximadamente un año que nos reunimos por primera vez y recuerdo que en aquel entonces me dijo: “no puedo dedicarme a lo que realmente me gusta”. 

Él quería bailar y enseñar a sus clientes las técnicas que permiten disfrutar a los bailadores, pero tenía un grave problema que él solo no podía solucionar.

La gestión administrativa, organizar su propia agenda, contactar con los interesados o buscar nuevos clientes le ocupaba gran parte de su tiempo.

Solución del problema:

¿Qué cambios decidimos aplicar en su negocio para mejorar la gestión y focalizarnos en empezar a crecer?

Recuerdo que estuvimos analizando exhaustivamente el estado de su negocio. Durante la sesión, él mismo se dio cuenta que si quería hacer lo que más le gustaba necesitaba tiempo.

La solución era contratar a alguien que le llevara estas gestiones administrativas. Todo esto a él le consumía demasiado tiempo que debía dedicar a otros temas y que a él le hacían feliz.

Empezó contratando a una persona a tiempo parcial. A día de hoy, ya lo tiene a tiempo completo y se ha convertido en su mano derecha.

Lo mejor de todo, es que ahora sí está disfrutando de lo que más le gusta.

¡Ah! Y un detalle no menor, gana más del doble que el año pasado.

La problemática del pequeño empresario:

Hace unos meses, uno de nuestros clientes, propietario de un taller de piezas de precisión para maquinaria, nos contrató para gestionar un importante problema con su equipo de trabajadores.

En la primera sesión de mentoring me decía: “estoy quemado con el personal”.

Estaba en una situación complicada que le provocaba no conseguir los resultados que quería en su empresa.

"Contrato personas y al poco tiempo piden la baja laboral o directamente dejan la empresa. Y lo peor, es que algunos sé que no tienen trabajo después. Sencillamente prefieren cobrar del paro. No hacer nada les motiva más que trabajar."

Estas eran sus palabras.

Después de investigar y conocer la comunicación interna con su equipo, detecté que era nula.

El principal problema era que la comunicación interna de la empresa era totalmente unidireccional. No tenía en cuenta las opiniones de los trabajadores, no los tenía bien informados, no valoraba sus logros y eso hacia disminuir su motivación.

No es lo mismo liderar que ser jefe.

Recuerda como decía David Ogilvy “Si quieres ser interesante, interésate”.

Tu equipo debe sentir tu “aliento”. Debe sentir tu preocupación real por sus vidas. Por su pareja, sus hijos, su bienestar, …

¿Te lo has planteado alguna vez?

La mejor estrategia es hablar cara a cara con cada uno de tus trabajadores periódicamente.

Es importante para ellos que los conozcas. Que sepas de ellos. ¡Hazles preguntas! Preguntas que tengan que ver con sus circunstancias personales y también de su puesto de trabajo, de cómo mejorar su día a día.

Aquí tienes las claves para convertirte en un buen líder.

Debes conocer conscientemente a tu equipo. Debes escucharlos.  

Es primordial para que se interesen por la empresa y la sientan como suya. Esta es una clara estrategia eficiente que permite que se den al máximo en su puesto de trabajo y por el bien de la empresa.

No hace falta tener un máster en recursos humanos ni en dirección de empresas para dirigir tu negocio también desde el corazón y con cabeza.

Tu implicación motiva a tus empleados.

Es muy importante que sean conscientes de tu preocupación hacia ellos y de que pueden contar contigo.

Por supuesto que, si pasado un tiempo prudente, no logra el mínimo que consideras necesario para que la empresa funcione correctamente, tendrás que tomar una decisión. Está claro que esta persona tendrá otras habilidades, pero no las que tu empresa necesita.

Si su perfil no es para tu negocio, dale la oportunidad que las desarrolle en otra empresa. Tú debes actuar pensando en el bien de todo el equipo. Ahora es el momento de cambiar de persona en este puesto de trabajo

Me encantaría conocer tu opinión al respecto de este tema.
¿Te has encontrado alguna vez en una situación igual o similar a las que han vivido mis clientes?

Dime qué te ha parecido este tema en los comentarios. Y si tienes algunas dudas, también me la puedes plantear. Te responderemos lo antes posible.

Descarga gratis

Las 10 claves que te convertirán en un empresario de éxito

Una guía práctica con los 10 fundamentos que todo emprendedor debe conocer para convertirse en un empresario con tiempo, dinero y felicidad.
DESCARGAR AHORA

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Taller de Empresa

Somos una consultoría de negocios y finanzas. Tenemos por misión ayudar al mayor número de empresarios a tener éxito (financiero y emocional) con su negocio. En los más de 25 años que llevamos desempeñando esta misión ya hemos conseguido ayudar a más de 1000 empresarios.

© 2015 - 2020, Copyright Assessoria Miquel Pino SL